Saltear al contenido principal
Evaluación Del Desempeño

Evaluación del Desempeño

Es mucho lo que ya se ha hablado de las diferentes generaciones que conviven hoy en día en las empresas: la de Baby Boomers, Generación X, Generación Y (millennials), y la Generación Z, que empieza a entrar con fuerza en el mercado laboral, cada vez más digital y tecnológico. Uno de los aspectos que caracteriza a las últimas 3, que suponen más del 65% de la fuerza laboral, es el deseo y necesidad de tener feedback sobre su desempeño.

El sistema de feedback por excelencia es el sistema de evaluación del desempeño. El alcance de su implantación dependerá de la cultura de la empresa, de su estructura, de sus objetivos y de sus recursos. Será también la empresa quien marcará la periodicidad de la misma, siendo recomendable que se haga de forma semestral o anual.

Este sistema lleva como objetivo principal el de establecer una reunión de feedback completa entre responsable y profesional, donde se tratan los puntos fuertes del/la trabajador/a, sus áreas de mejora, sus motivaciones de futuro, y se formaliza un plan de acción para favorecer el desarrollo del/la profesional dentro de la empresa.

Existen 3 tipos de evaluación:

  • 90º: Autoevaluación del/la profesional, y evaluación descendiente de responsable a subordinado/a.
  • 180º: El/La profesional se autoevalúa, recibe la evaluación de su responsable, así como de sus compañeros/as y/o clientes/proveedores.
  • 360º: El/La profesional se autoevalúa, recibe la evaluación de su responsable, de sus compañeros/as, clientes/proveedores, y también por sus subordinados/as.

El contenido estará marcado también por la cultura, objetivos, procedimientos y necesidades de la empresa. Se pueden evaluar los valores, las competencias (de empresa, de rango y/o de puesto), y los objetivos de ese puesto. A partir de aquí se identifican las fortalezas y las áreas de mejora del/la empleado/a evaluado/a. Cabe, entonces, establecer un plan de acción para aprovechar las habilidades de cada uno/a y tratar de mejorar las debilidades con formación y desarrollo profesional. Es un fantástico momento también para hablar de las expectativas de futuro y de cómo pueden encajar en el funcionamiento, estructura y estrategia de la empresa.

¿Qué nos aporta la Evaluación del Desempeño?

Es importante para la empresa la implantación de un sistema de estas características ya que, entre otras cosas, podrá remarcar con cada empleado/a los objetivos estratégicos y de negocio en todos los niveles organizativos, desarrollar una cultura organizativa que facilite las conductas deseadas para llevar a cabo dichos objetivos, así como medir el ajuste entre las capacidades de las personas y los requerimientos del puesto. De igual manera, conseguirá involucrar a las personas con los objetivos, motivarlas, y estimularlas para conseguir resultados eficaces.

No menos importante es este sistema para el/la empleado/a. Le permite conocer cómo se está desempeñando en su puesto, obtener reconocimiento por lo que está haciendo bien, e identificar aquello que debe mejorar, pactando un plan de acción que puede incluir formación y desarrollo de su perfil profesional, así como exponer ante su responsable hacia donde quiere encaminar su carrera profesional, algo que se debe incluir en el plan de acción ya mencionado.

A pesar de todo lo descrito en las líneas previas, el feedback entre responsable y empleado/a, a día de hoy, es algo que no debe limitarse a que suceda una o dos veces al año. Las nuevas corrientes en la materia ya hablan de un feedback continuo, a través de seguimientos semanales, mensuales, o trimestrales, reuniones, grupos de trabajo o encuestas.

El/la empleado/a ya hace mucho tiempo que ha dejado de ser un recurso para la empresa, y ha pasado a ser un actor fundamental para la consecución de los objetivos de la misma.

Escrito por Robert PérezRobert Pérez

Career Development Manager

Volver arriba