Saltear al contenido principal
“En K-LAGAN Sé Que Tengo Más Oportunidades De Crecer”

“En K-LAGAN sé que tengo más oportunidades de crecer”

Anna Rita Melosu, Test Engineer: “Los estudios en filosofía me abrieron la mente y han repercutido en mi capacidad de análisis como QA tester”

La sonrisa y simpatía de nuestra ganadora del premio KLG al “Compromiso” 2015, Anna Rita Melosu, es reconocida y apreciada en todos los departamentos, divisiones y equipos de K-LAGAN. Licenciada en filosofía, por azares de la vida acabó entrando de lleno en el terreno del QA testing.

Nacida en un pequeño pueblo del sur de la isla italiana de Cerdeña, Villamar, ha tenido desde pequeña el impulso de salir fuera y viajar a dónde las circunstancias le llevaran. Empezó su andadura marchándose de Villamar para ir a la capital isleña de Cagliari a cursar la licenciatura de filosofía. ¿Por qué filosofía? “No tenía muy claro el rumbo que quería llevar en mi vida hasta que me enamoré perdidamente del pensamiento platónico y de la mente extraordinaria de quién sentó las bases de toda la ciencia, Galileo; y entre los dos me llevaron hacia el camino de la historia de la ciencia y la filosofía”.

Acabados los estudios se da cuenta de que la filosofía le llena el alma pero no los bolsillos. Sin nada que perder, se embarca hacia su próximo destino: Barcelona. Una vez aquí no tarda en conseguir un trabajo y aprender un nuevo idioma, el castellano. Se estrena en el sector de las finanzas, trabajando como Business Specialist en soporte al cliente y formaciones para los nuevos empleados para el mercado italiano en la empresa Citibank. Al cabo de un año en la empresa, es esta misma quien le lleva a conocer otro país: Eslovenia. Lo que parece una estancia de sólo tres meses se alarga hasta tres años y medio, tiempo que aprovecha para conocer a fondo el territorio y su vecina Croacia.

Durante este período en Eslovenia la empresa abre un departamento de IT y es entonces cuando, desde cero, empieza su formación en testing. Una experiencia que recuerda con mucho cariño “aprender junto a mis compañeros de entonces una modalidad totalmente nueva para nosotros, al mismo tiempo que la poníamos en práctica, y como nos ayudábamos unos a otros, fue un aprendizaje muy enriquecedor tanto a nivel profesional como personal para todos”.

Pasados los tres años y medio le entra el gusanillo de volver a Barcelona y, en febrero de 2012, una amiga la pone en contacto con una consultoría donde puede seguir con su trayectoria profesional en el mundo del testing trabajando como QA Test Lead Consultant para XEROX.

Empezar en K-LAGAN como QA tester no es sino otra de las casualidades que le ha ofrecido la vida. Como ella misma cuenta divertida no consigue entrar en K-LAGAN hasta después de varios intentos “desde que volví a Barcelona os envié varias veces mi currículum sin suerte…hasta que al final un día me llamaron desde RRHH y decidí, aunque estaba bastante disgustada con la experiencia anterior en consultoría, venir a probar suerte.” Y es que desde que entró a formar parte del equipo, Anna es una de las k-laganers más activas y proactivas colaborando y participando siempre en todas las actividades e iniciativas que se plantean. Desde el punto de vista de negocio no ha dudado en proponer colaboraciones con su red de contactos y ha tenido desde el principio muy claro que en “K-LAGAN tiene más oportunidades de crecer que en cualquier otra empresa que me haya propuesto trabajar con ellos”.

Por todo su entusiasmo e implicación con la empresa, fue elegida ganadora del premio KLG al “Compromiso” 2015. En el momento de recogerlo se la veía a la vez nerviosa y emocionada, ya que como ella bien asegura “no me gusta para nada ser el centro de atención… ¡qué vergüenza, no me lo esperaba! Estaba muy emocionada y no sabía muy bien qué decir en ese momento, aunque ahora, ya en frío, os puedo asegurar que el hecho de recibir el premio me ha hecho sentir parte de algo y saber que las personas que me rodean aprecian mis esfuerzos. En KLG me siento bien y por eso el compromiso que tengo con la empresa es una consecuencia natural”.

En su día a día, Anna se dedica a analizar y testear infinidad de funcionalidades, pero ¿cuál es exactamente el proceso que sigue un QA tester? Sabemos que no es fácil describirlo pero Anna se atreve a ello: “el cliente nos define sus requisitos y, en base a ellos, se establecen cada una de las funcionalidades y cada una de ellas tiene una serie de users stories donde se aplican los acceptance criteria para realizar un buen desarrollo.  Procedemos a analizar las user stories y preparar los casos de test de manera lógica, identificando las precondiciones, las condiciones  y los resultados esperados. Una vez desarrollado (en el proyecto que trabajamos ahora mismo se desarrolla en la India), ejecutamos manualmente  los tests funcionales (ejecutamos test de front-end sobre una web application utilizada por los clientes finales) y mientras dura el acceptance test, se reportan los bugs y gap. Se trabaja en releases (en este caso de un mes cada una) y finalmente, cuando se han testeado todas las funcionalidades con resultado positivo, se acepta la subida a producción. Y todo ello trabajando siempre bajo un desarrollo agile.

Desde el buen presentimiento que tuvo en la primera entrevista hasta el día de hoy, ya han pasado casi tres años. Aunque parece difícil indagar dentro del terreno personal de Anna, una de sus aficiones cualquiera que haya coincidido con ella en alguna cena o actividad la tiene clara: bailar salsa. “Me encanta la sensación de descarga de adrenalina y desconexión cuando estoy bailando salsa. La alegría que me transmite es total. Salvando las distancias, esta sensación de bienestar que me provoca en cierta medida me rememora lo que decía Platón en su día de que la felicidad es algo que tal vez el hombre no llegará nunca a conseguir pero lo que le hace feliz es el intento continuo de llegar a ella.” Siente, también, una gran devoción por la cocina. La cocina italiana, para ser exactos. Tiene dos platos estrella: la lasaña y el tiramisú; y nos dice que estaría encantada de que algún día los probásemos. De hecho nos propone “con tantos compañeros y compañeras en K-LAGAN provenientes de distintos países, podríamos organizar un concurso de cocina multicultural, con Karim ejerciendo de “Chicote” – bromea-”. Y por último nos habla acerca de su debilidad por todo el universo de los zombies. Fanática de todas las series y pelis acerca de este género, está ansiosa por ver ya el capítulo de la nueva temporada de The Walking Dead.

Volver arriba