Saltear al contenido principal
“El Crecimiento De K-LAGAN No Pondrá En Riesgo Nuestro Modelo De Empresa Basado En Las Personas”

“El crecimiento de K-LAGAN no pondrá en riesgo nuestro modelo de empresa basado en las personas”

Karim Gandara, Managing Director de K-LAGAN, durante la última edición de las Open Sessions.

El pasado 17 de noviembre tuvo lugar en las oficinas de K-LAGAN, una nueva edición de las Open Sessions with Karim Gandara. En estas reuniones el Managing Director de K-LAGAN, se sienta con un grupo de trabajadores/as para responder a sus preguntas y escuchar sus sugerencias, opiniones y críticas.

Durante la sesión, en la que no faltó una buena dosis de humor, se trataron temas muy diversos entre ellos los orígenes de K-LAGAN y la estrategia y el futuro de la empresa.

“La idea de crear una empresa nació de la frustración de mi carrera como ingeniero” explicaba Karim Gandara con humor. “La ingeniería no se me daba muy bien, sin embargo, me di cuenta de que era capaz de ayudar a los demás a crecer y a conseguir sus metas, algo que, además, se me daba bien y me llenaba”.

Karim explicó a los asistentes que había trabajado durante años en grandes consultorías que cotizan en bolsa y que, durante aquella época, vio muchas políticas y decisiones, con las que, ya entonces, no estaba de acuerdo porque estaban en las antípodas de lo que él consideraba que debería ser una empresa. “Tener que presentar cuentas a los accionistas al final de año hace que, en muchas ocasiones, el/la trabajador/a quede como el último eslabón de la cadena. Sin embargo, estoy seguro de que otro modelo de consultoría y, en general de empresa, es posible: más humano, más solidario, más abierto y más horizontal.”

La ilusión de Karim era llegar a crear una empresa con un modelo diferente de negocio basado en la filosofía win-win, donde todo el mundo gana, donde si los profesionales crecen, la empresa crece. Donde todos juntos, tuviéramos más fuerza para educar y convencer al mercado de que podemos trabajar mejor y debemos hacerlo. Y donde el dinero no es un fin último, sino un medio para ofrecer más oportunidades y aportar más a la sociedad. “Estoy convencido que desde las empresas podemos y, además, debemos cambiar el mundo”, afirma rotundamente.

K-LAGAN se creó siendo una consultoría tecnológica. Las necesidades del mercado y de los clientes hicieron que se crease el área de ingeniería, “lo que siempre he querido es poder ofrecer más oportunidades a los profesionales para que puedan crecer y evolucionar y, además, para que podamos desarrollar más acciones solidarias, lo que nos ha llevado a iniciar una nueva andadura en el desarrollo de productos propios”.

En estos momentos K-LAGAN ha apostado fuerte por el desarrollo de productos y ya está trabajando en varios proyectos que le permitirán en los próximos meses desembarcar en el B2C.

En relación con la estrategia para los próximos años, Karim Gandara apuntaba que “tenemos un plan de crecimiento y expansión marcado para los próximos años. Quiero ir donde los trabajadores/as de K-LAGAN me quieran llevar, quiero escuchar sus ideas, sus aspiraciones, sus proyectos y que consigamos, en equipo, hacerlos realidad. Sin embargo, no quisiera que el crecimiento pusiera en riesgo el modelo de empresa que tenemos, cercano, personal, solidario; porque si es así, prefiero que la empresa no crezca o crezca más despacio.”

Volver arriba