Saltear al contenido principal
“El Amor Que El Equipo De K-LAGAN Pone En Su Trabajo Es La Razón Que Me Lleva A Implicarme Como Lo Hago En Este Proyecto”

“El amor que el equipo de K-LAGAN pone en su trabajo es la razón que me lleva a implicarme como lo hago en este proyecto”

Guillem Bonamusa, Senior Engineer Server: “trabajar en equipo es irse renovando día a día, el motor para que los proyectos salgan adelante”

Nuestro ganador del premio KLG al “Compromiso”, Guillem Bonamusa, ha contribuido decisivamente, en el tiempo que lleva en K-LAGAN, a que tengamos uno de los equipos de consultores más compenetrado, divertido e implicado de toda la empresa.

Este barcelonés de 38 años ha aprendido de todas y cada una de las circunstancias sobrevenidas a lo largo de su recorrido vital y profesional. De todas ellas ha incorporado un aspecto fundamental que marca su carácter cercano y abierto: “no dejarse nada en el tintero, expresar lo que uno siente y piense en el momento que ocurre, no esperar al momento idóneo, porque puede que éste no llegue o llegue tarde.” Esta actitud ante la vida le aporta naturalidad en sus relaciones interpersonales, facilitando conversaciones, que casi siempre fluyen con mucho humor y terminan en carcajadas. Porque si una cosa distingue a Guillem es su sentido del humor y las sonrisas que arranca a los/as que le rodean.

Sin embargo, no todo han sido alegrías. Guillem ha tenido que hacer frente a lo largo de su vida a varias dificultades. Pero pese a ellas, ha conseguido que lo que empezó con el estudio de un ciclo superior en Sistemas de Telecomunicación y Sistemas Informáticos haya terminado por consolidarse en una trayectoria y posición profesional muy sólida como Ingeniero senior de sistemas y redes en I+D, en una de las mayores empresas de tecnologías de la información. Durante su recorrido profesional ha ido conociendo y ganándose el cariño de sus compañeros/as de trabajo, con algunos de los cuales, ha tenido la oportunidad de coincidir en varias empresas y proyectos, incluso aquí en K-LAGAN.

Según nos dice, K-LAGAN dio un vuelco positivo a su situación en la empresa en la que trabajaba. “Los inicios en la compañía fueron un poco complicados y trabajaba más en solitario, pero, sin embargo, a través de K-LAGAN, inicié una nueva etapa en la misma empresa y poco a poco hemos ido formando un equipo muy chulo con el que hacemos mucha piña y nos lo pasamos en grande trabajando juntos. ¡Cómo han cambiado las cosas respecto a hace año y medio!”. Su actual posición se desarrolla liderando equipos, distribuyendo tareas y gestionando varios aspectos con otros equipos. “Trabajar en equipo es irse renovando día a día, siempre aprendiendo cosas nuevas. Es el motor para que los proyectos salgan adelante”, nos dice. No es un trabajo fácil el suyo, pero aun así siempre le saca la mejor parte: “El mundo del I+D es un universo con muchas peculiaridades en el que, a menudo, resulta difícil gestionar las distintas necesidades de cada equipo, pero a la vez es muy chulo y enriquecedor. Aprendes muchísimo, ya que la infraestructura de redes y servicios que tenemos que proporcionar a los diferentes equipos debe ser a medida, calculando cada detalle y siendo muy exigentes con ello.”

Desde luego, podemos decir en nombre de todos/as los/las que hemos tenido la oportunidad de trabajar con él, que es un orgullo contar con trabajadores como Guillem que facilitan, y mucho, la adaptación de nuevos compañeros/as de K-LAGAN en las dinámicas del cliente, pero también informándoles de todas las acciones y beneficios que les proporcionamos desde K-LAGAN.  Además de asistir a las actividades que organizamos desde K-LAGAN y ¡darlo todo! Buen ejemplo de esto, fue el pasado Día Solidario, en el que no descansó hasta que la casa de acogida que estábamos reformando había quedado bien lijada, pintada y barnizada. Incluso habría ido a por más cubos de pintura y los habría llevado él mismo junto con sus compañeros de brigada sino le hubiésemos frenado. Por esto y mucho más fue elegido ganador del premio KLG al Compromiso 2016 en la pasada Cena de Navidad de K-LAGAN. Un reconocimiento que le conmovió, asegura: “Estoy un poco sobrepasado por el premio, no estoy acostumbrado a que se valore tanto mi trabajo y que se haya hecho y de esta forma me hace sentir que estoy en la línea correcta y seguiré así para hacer crecer a KLG y disfrutar de un proyecto que me apasiona. Tengo la suerte de formar parte de un grupo excepcional”.

Después de su trabajo diario, a Guillem le aguarda una vida personal y social de lo más variada y ajetreada: padre de dos gemelas preciosas de seis años, waterpolista los jueves por la noche y estudiante del grado de Ingeniería en Informática por la UOC, el tiempo que le queda. “Lo que me une a cada ámbito es diferente, unos son más voluntarios y en otros estoy más obligado, pero, aun así, todos ellos son necesarios. Me gusta sacrificarme en el deporte, seguir formándome con los estudios, aprender de los proyectos y de mis compañeros en el trabajo y, sobre todo, disfrutar de lo mejor que tengo en esta vida, la sonrisa de mis niñas”, termina por decirnos Guillem.

Volver arriba